Artesanado

La provincia de Oristano tiene una importante producción de artesanado de calidad. Alfombras y tapices se tejen con técnicas antiguas, reproduciendo varios motivos. Numerosos son los talleres con telares en función de los pueblos de Samugheo, Mogoro y Morgongiori. Oristano, en cambio, es la ciudad de la cerámica, preciándose de una notoria tradición de jarras y jarros, vasos, platos y otros bibelots se producen con las arcillas locales.

Un gran numero de artesanos trabajan la madera y el hierro, y es significativa la producción de los pedreros para los que se emplean la traquita y el basalto, piedras que proceden de las canteras del Alto Oristanense, para los productos manufacturados destinados al sector de la construcción y también a elegantes accesorios de decoración. El asfódelo se utiliza en la producción de cestas típicas de las aldeas de Flussio y Tinnura, mientras el pueblo de Bosa es notorio por el “filet” (un bordado sobre red), por la elaboración del coral rojo (del que se obtienen varias joyas) y por la producción de la filigrana (obtenida del entrelazamiento de hilos especiales y muy finos en oro y plata).